Browsed by
Etiqueta: fantasmas

10:14

10:14

Cuento escrito hace algunos años. Editado y actualizado con algunas ideas nuevas.   Eran las 10:14 de la noche. Había llegado a casa después de tener un día terrible, las cosas no estaban del todo bien por aquella época; ya saben, problemas en el trabajo, con la mujer, con los amigos, con uno mismo. Al momento de cerrar la puerta en lo único que podía pensar era en dormir ya que al día siguiente tenía que levantarme obscenamente temprano por…

Read More Read More

 
Ella y los fantasmas

Ella y los fantasmas

Ella jugueteaba con fantasmas desde su ventana; estos eran pequeños y le coqueteaban, susurraban suspiros fríos que se perdían en la oscuridad. Fantasmas invocados en una noche sin estrellas, guiados por una ceguera constante, casi agobiante. Ella a través de su ventana se corrompía, de vez en cuando una probada al vacío, de vez en cuando un pensamiento al olvido. La lluvia golpeaba la ventana, la invitaba a salir, a desnudarse y a correr descalza; a recordar cuando niña y…

Read More Read More

 
Ahora tengo un gato

Ahora tengo un gato

Es raro tener un gato, principalmente porque nunca había tenido uno. Pero me adelanto un poco, es una gata y se llama Dalia. Se tardó un rato en tener un nombre, entonces se le llamaba con ruidos y sonidos ridículos. ¿Qué se hace con un gato? Dalia vivió sus primeros dos meses fuera, más específicamente en el árbol de la banqueta de mi casa. En ese entonces era mejor conocida como “el pinche gato que ronda la casa y maúlla…

Read More Read More

 
El fantasma de Karla

El fantasma de Karla

El fantasma de Karla lleva mucho tiempo en esta casa, tanto, que no recuerda en dónde queda el techo ni dónde el suelo. La vida o lo que fue su vida la recuerda como un sueño y tal como uno recuerda un sueño este llega en fragmentos, que vienen y van, tal cual lo hace la corriente del mar. Ella arma esos pequeños fragmentos: evoca la primera vez que comió un pastel de niña junto aquella ocasión que vio el…

Read More Read More

 
La mujer de la tercera casa

La mujer de la tercera casa

Bien, pues era este tipo que entraba a las casas abandonadas y dormía en ellas, sí un vago pues y creo que tenía unos 60 años, sí lo sé estaba viejo. Su nombre no lo recuerdo, es mas, les puedo garantizar que ni siquiera él lo recuerda. El punto es que él solía entrar a las casas abandonadas y dormir en ellas; llevaba haciéndolo durante años y sólo en un par de ocasiones tuvo problemas serios, ya saben, drogadictos, otros…

Read More Read More

 
El closet de la puerta corrediza…

El closet de la puerta corrediza…

Hay cosas que siempre lo acompañaran a uno, sea por elección o por otras circunstancias Desde que yo era muy pequeño siempre tuve que compartir el cuarto con mi hermano, estuve así hasta los 11 años, inclusive llegamos a tener una litera, yo tenía la cama de arriba obviamente. Cuando mi padre libero uno de los cuartos extras que teníamos en la casa de todas sus cosas (libros, libreros, cuadros y otras cosas que no me interesaban en ese entonces)…

Read More Read More

 
El gato que miraba al fantasma que contemplaba el cielo…

El gato que miraba al fantasma que contemplaba el cielo…

Era un gato viejo y negro, que tenía algunos años viviendo en ese cementerio, conocía todas las tumbas y con gran orgullo podía decir que ya había dormido varias siestas en muchas de ellas. Pero hubo un día en que el viejo minino contemplo un extraño suceso, había un fantasma sentado encima de una de las lapidas de aquel cementerio. El gato contemplo al fantasma, pero el fantasma solo contemplaba el cielo. Fueron varios los días y las semanas, en…

Read More Read More

 
Los mundos invisibles…

Los mundos invisibles…

[audio:http://cuartonegro.uno0uno.net/wp-content/uploads/2009/10/Akira-Yamaoka-04-Cold-Blood.mp3] Creo que a veces (como en otras no) sobrevaloramos mucho nuestra mente, y supongo que en ciertos casos es por que no podemos con aquello que no podemos explicar. En mi caso si eh tenido varias situaciones donde mi cabeza no puede explicar que es lo que pasa. Aunque siempre la justifico con algo que me calme y no me haga pensar mas allá. Como si fuera una especie de calmante, una respuesta rápida, a veces creo que la…

Read More Read More