No era lo que me esperaba…parte 1

No era lo que me esperaba…parte 1

Cuento escrito por mi, en colaboración con Sybelle, quien se encargo de la edición y correcciones gramaticales (también de la ortografía..obvio). El cuento esta dividido en dos partes, esta es la primera.

Era extraño, definitivamente no era lo que me esperaba, digo, después de tanto tiempo de buscarlo, nunca pensé que estuviera en un lugar como este en un día como hoy.

La casa en cuestión, se ubicaba al fondo de una calle cerrada, tenía un gran árbol muy frondoso que le daba una sombra completa a la casa, seguramente por lo mismo tendrá bastante humedad, será una casa muy fresca, inclusive en los días más calurosos.  Por otro lado a la fachada ya se le notaban los años y las desatenciones, la pintura cayéndose, se notaba que las ventanas no habían sido limpiadas en meses, había hojas secas por toda la entrada, daba la impresión de que estuviera abandonada. Pero yo sabía muy bien que no lo estaba, podía escuchar su respiración, desde aquí donde me encuentro yo.  Parado a la mitad de la calle admirando esta casa vieja y de apariencia triste.

Por otro lado era un día bastante frio, llovía un poco o más bien era de esa lluvia “moja tontos”, creo que así le dicen, el cielo estaba completamente gris y el viento dibujaba sonrisas casi siniestras en los arboles.

Como ya había dicho, me sorprendía mucho que escogiera este lugar para esconderse, no es habitual en “el”, por el contrario, hubiera sido un escondite ideal para alguien como yo, me enamoran las casas así, las encuentro sumamente encantadoras, podría pasarme días sin salir de una casa así… pero bueno, basta con mi romanticismo por las viviendas desoladas. Tengo trabajo que hacer y esto ya ha demorado mucho tiempo, ellos están inquietos y yo comienzo a estarlo también.

Al avanzar noto como crujen las hojas secas bajo mis pies, realmente no se dio ni el tiempo para barrer un poco, eso sí es típico de “el”. La puerta es de madera, pero se nota muy podrida y desgastada, cualquiera podría entrar si así lo quisiera con tan solo un par de buenas patadas, pero a final de cuentas y como esperaba la puerta no tiene puesto el cerrojo, solo me basta un ligero empujón para abrirla.

La casa esta forrada con una fina capa de polvo, tiene algunos muebles, no son muchos y como el resto de la casa están en mal estado. Huele a humedad, como me gusta ese olor, me recuerdan tantas cosas que ya no existen, ¡oh  que corazón tan melancólico es el mío!, siempre añorando el pasado a través de sus misteriosas ventanas. Pero insisto, no es momento de distraerse, he estado buscando mucho este lugar y ya es hora de la entrega. Camino un poco por lo que es la sala y mis huellas se quedan registradas en el suelo, mas adelante encuentro unas escaleras que llevan al segundo piso, cuando comenzaba a avanzar por las escaleras escuche un ruido, con lo cual asumo que no se encuentra en el segundo piso. Avanzo al siguiente cuarto, el cual podría servir para un comedor, solo que en esta ocasión no hay ninguna mesa, solo un par de sillas de madera, una de ellas está libre, la otra ya está ocupada.

-¿Qué hay?-Me pregunta la figura sentada en la silla, se trata de “el” por fin lo he encontrado y debo de decir que estoy sorprendido, solo han sido un par de años y el ya está en un estado completamente deplorable.

-No mucho- Le respondo mientras tomo la silla que está libre, me quito el saco que estaba un poco empapado y lo coloco sobre la silla, pero antes, limpio un poco de el polvo que tiene, luego tomo asiento.

Noto que en una de las esquinas esta el cementerio de varias botellas de Vodka y en estos mismos momentos al parecer se encuentra asesinando otra botella, la tiene en las manos y le da un buen trago mientras me explora con la mirada. Yo por otro lado me doy cuenta de otros detalles, al parecer la ropa que tiene ya está muy desgastada y puedo apostar que tiene ya un buen tiempo sin cambiársela, también noto que alrededor de él, en el piso, hay varias colillas de cigarros y de la bolsa de la camisa se asoma una cajetilla con algunos cigarros enteros. Pero definitivamente lo que más me sorprende es su rostro, no puedo creer lo arrugado y reseco que esta, pareciera como si él y la misma casa tuvieran una especie de simbiosis siniestra, tanto la casa como él se encuentran en el mismo estado. Sus ojos por otro lado se encuentran apagados, sin ese brillo que “le “caracterizaba, tiene varias cicatrices en la cara, pero al parecer son porque la misma piel del rostro se le ha estado cayendo, como si se le agrietara. Su pelo esta algo gris, no sé si sea el resultado de un ataque de canas o porque sencillamente tiene demasiado polvo en el pelo.

Estoy seguro es que no se había movido desde hacía semanas de el lugar donde se encontraba, esta casa había sido su escondite pero al mismo tiempo su prisión.

-¿Tan mal me veo? – Me pregunta alejando la botella de su boca.

-Discúlpame…es que…tenía tiempo que no te veía y estoy sorprendido-

-Si…ya han sido varios… ¿años?-Al preguntar esto su mirada se desvía hacia el techo, donde se encuentran varios pedazos de pintura a punto de caer al suelo.

-Si…han sido varios años- Al parecer está muy desorientado, pero dudo mucho que sea por el alcohol.

-No tenía idea- Acto seguido le da otro trago a la botella –Dime… ¿Cómo están los demás?-

-Bien…ya sabes…lo obvio, con hijos, viajando y con nuevos trabajos…lo que era de esperarse-

-Si…si claro…oye tengo curiosidad, ¿puedo preguntarte algo?-

-Adelante-

-¿Ya fuiste por “ella” o soy el primero?-

3 comentarios en "No era lo que me esperaba…parte 1"

  1. Muy chiluda su historia señor Schneider!

    Descripción A
    Diálogos A
    Narrativa B+
    Suspenso (Beats) A+
    Punto de quiebre A
    Cliffhanger A

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.