Si, yo lo arreglo…

Si, yo lo arreglo…

Algunas veces los hombres tenemos la estúpida idea de que podemos arreglarlo todo, y más cuando tenemos a una mujer enfrente, pero francamente eso es una completa mentira. No sé de dónde viene el mito de que los hombres somos arreglalotodo, bueno creo que si lo se, de nuestro estúpido orgullo y necedad de creer que si lo somos.

En lo personal soy bastante necio cuando creo poder y siempre termino con malos resultados,  por ejemplo esta vez que me largue a Vallarta, V.D. se fue a la alberca un rato y yo aproveche para darme un buen baño porque estaba harto de la mezcla cloro con agua salada.

La bañera del cuarto era de puerta corrediza de vidrio y mientras me bañaba notaba que la puerta no funcionaba muy bien y le cale a arreglarla (cuando mi único “arreglo” era forzar la puerta) el caso es que logre…trabarla y ya no pude moverla más, pero afortunadamente alcance a salir, bañadito y todo. Entonces llego V.D. dispuesta a usar la bañera en cuestión y me dijo “creo que esta atorada la puerta”. Ah pues claro se levanta su novio a mostrar que es todo un hombre y dice “no hay pedo yo la arreglo”, como ya  la había trabado anteriormente, no se por qué se me ocurrió que podía destrabarla en ese momento, el punto fue que me metí dentro de la bañera y pues…el resultado fue muy obvio.

El idiota
El idiota

La novia precupada
La novia precupada

Fueron 15 minutos de un constante castigo mental de “de verdad que soy un idiota”, hasta que un técnico altamente calificado del hotel vino a mi rescate…a ver si para la próxima vez se me ocurre decir “la neta no le sé, mejor consigamos a alguien que si”.

7 comentarios en "Si, yo lo arreglo…"

  1. jajaja solo a ti te pueden ocurrir esas cosas jejeje y por eso si algo se descompone mejor lo dejo asi aver si se arreglas solo 😛 jajajajajaja

  2. Y no le reclamaste al técnico calificado del hotel por no haberla arreglado antes de que un cliente hiciera uso de las intalaciones??

    Eso tambien es de hombres… sobre todo después de 15 minutos de castigo mental

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.